Youkoso Jitsuryoku Shijou Shugi no Kyoushitsu e

Volumen 11

Historia Corta (SS) de Sakayanagi Arisu: El Momento de Hacerse Realidad

 

 

En una sala de usos múltiples. Ayanokouji-kun y yo pasaremos un tiempo a solas. Los profesores empezaron a hablar entre ellos, así que deben estar haciendo las comprobaciones finales.

Los fuertes golpes en mi pecho me resultaban agradables. Cada vez que miraba a Ayanokouji-kun delante de mí, todo mi cuerpo se sentía acalorado, como si no quisiera mirar a otro lado.




Fufu, como una doncella enamorada, ¿no es así?

Me observé a mí misma como si fuera una espectadora, mientras me divertía de todo corazón.

Saboreemos este momento entablando una conversación antes de que empiece la competición. El tiempo que nos concedieron a él y a mí juntos es muy limitado.

—Por fin… por fin ha llegado este día. Ayer no pude dormir, así que hoy casi me quedo dormida.

Empecé a hablar seriamente de mi mañana. Tartamudeé un poco ya que era la primera vez que hablaba a solas con él. Parecía un poco preocupado pero me respondió.

—Aunque no recuerdo haberte hecho esperar. Mi encuentro contigo fue una coincidencia.

Era fácil pensar por qué tendría dudas sobre si era una coincidencia o no.

—¿Estás diciendo que si no hubieras entrado en esta escuela, nunca nos habríamos conocido?

El mundo es grande. Cierto, el hecho de que nos hayamos encontrado una vez más puede haber sido casi una coincidencia.

—Sin duda, el hecho de que nos hayamos encontrado en esta escuela fue una coincidencia. Sin embargo, estoy convencida de que volvería a encontrarme contigo algún día. Estaba destinado a ser, sí, destino.

Sí, no fue una coincidencia, fue inevitable.

—¿Destino? Eso es algo bastante abstracto.

Cierto, no había ninguna lógica en eso, sólo una corazonada. Pero… aquí estamos hablando, ¿verdad? Ayanokouji-kun.

Si esto no es el destino, ¿qué más dirías que es?

—Es porque también soy una doncella.

Pero probablemente no había necesidad de decir más que eso.

—Si no te matriculabas en esta escuela, eso sólo debería ser un retraso de 3 años. Tenía la confianza de que podía disimular mis expectativas en lo más profundo de mi corazón sin apresurarme.

Pero, no puedo contenerlas más. Inevitablemente, sentí que los días se volvían más largos sabiendo que estabas a mi lado. Quiero pelear, suprimir ese sentimiento ha sido bastante difícil. Esa es la magnitud de mi sueño.

Un ser querido. Pensaba en él como mi amigo de la infancia, aunque de forma egoísta. Por eso no pude detener las palabras desbordantes por voluntad propia. Le hablaba sin parar, como si lo anhelara, un tema tras otro. Esa mirada tranquila que me dio y esas pupilas me dieron un placer aún mayor.

—¿No tienes miedo de despertar de ese sueño?

Nada es tan amable como un sueño. Cuando despiertas de ese sueño y vuelves a la realidad, esa felicidad desaparece en un momento. Luchar contra Ayanokouji-kun y perder, y luego desesperarse. O, ganar tan fácilmente que todo lo que queda es la decepción.

No podía pasar por alto la posibilidad de que eso sucediera.

Pero eso estaba bien.

—Porque los sueños son cosas de las que estás destinado a despertar.

Si pudiera encontrar una “respuesta”, estaría satisfecha con eso.

—Normalmente, te pediría que… seas amable conmigo, pero…

Le perforé sus elusivas pupilas.

—Por favor, enfréntame con todo lo que tienes.

Definitivamente, aunque débilmente, lo confirmó con un asentimiento. Y al mismo tiempo, pude empezar a adivinar lo que tenía en mente. Lo que me impide disfrutar al máximo, su verdadera identidad.

—Sería una mentira decir que no tengo ningún sentimiento conflictivo sobre esto. Una prueba inadecuada como esta no será suficiente para probar nuestras habilidades. Nosotros los líderes estamos limitados a cómo podemos influir en el resultado, ¿verdad?

El punto principal de este examen era cómo la diferencia de habilidades entre las clases significaría la victoria o la derrota. La intervención de los líderes y las reglas de los eventos no son más que simples adornos. Por supuesto que habría clases que se abrirían paso a la fuerza, pero eso era una historia para otro momento.

—Dicho esto, si la influencia de los líderes es demasiado grande, llega otro problema. Creo que también debo considerar tu situación Ayanokouji-kun. No quieres que tus compañeros de clase descubran tus verdaderas habilidades, ¿verdad?

Este examen especial tiene el significado de que es simplemente un duelo secreto entre Ayanokouji-kun y yo. Es sólo una extensión de un juego, jugado en secreto, desconocido para los profesores y otros estudiantes.

Por eso es comprensible por qué Ayanokouji-kun se ve tan desconfiado. No importa lo limitada que sea nuestra forma de luchar, estará bien siempre que sea justa por el día de hoy. Averiguar algo más o menos sería un lujo, así que es mejor no decirlo.

Los profesores se acercaron. El examen especial comenzará muy pronto.

—¡Cierto! ¡El examen comenzará pronto! ¡Vuelvan a sus asientos!

Después de escuchar lo que dijo Hoshinomiya-sensei, Ayanokouji y yo volvimos a nuestros asientos.

Ya no podía ver su cara, pero no había necesidad de desanimarse por eso.

Porque mientras estuviéramos en la misma habitación, podría intercambiar palabras con él en cualquier momento, tantas veces como quisiera.




—Mis mejores deseos, Ayanokouji-kun.

Le mandé un saludo en su dirección con una voz tan baja que nadie pudo oír.

Suprimí los latidos de mi corazón…

 

Y ahora, ha llegado el momento de que mis sueños se hagan realidad.

Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios